viernes, 26 de octubre de 2012

LA MANSIÓN DE LOS MUERTOS VIVIENTES - Jess Franco - 1985



Película de 1985 del aclamado director Jesús Franco, esta vez intentando hacer un remake muy personal de La Noche Del Terror Ciego de Armando de Ossorio. Todo sea dicho, muy por debajo de los 4 films sobre los templarios sin ojos del director coruñes, y que espero reseñar pronto en el blog, porque, para mi, son de lo mejor que ha dado el fantaterror español de lejos.

Como siempre ya sabéis lo que nos vamos a encontrar en una cinta del bueno del tito Jess (salvando unas pocas excepciones, como Conde Drácula de 1970 ya reseñada en el blog). Tetas, planos raros, zooms, una historia que por momentos no se sostiene y un elenco de actores ya repetitivo en su filmografía.

En este caso Lina Romay: musa, pareja y ayudante de Franco desde que rodaron Mujer Vampiro en 1973 (o El Ataque De Las Vampiras como también es conocida). Fallecida este año el 15 de febrero de 2012 a los 57 años, una pena. Posiblemente una de las primeras Scream Queen española (por no decir la primera) de renombre internacional tanto en el mundo del terror como el erótico y de la que encontramos un sin fin de paginas web y blogs dedicados a su obra y memoria. 
Hay que decir que también tubo sus escarceos con el porno, cosa no de extrañar estando al lado del director malagueño, y que por lo que he podido leer no hizo por dinero ni nada semejante sino por puro placer. Hay lo dejamos porque para ella siempre abra un lugar en el blog y ya veréis como poco a poco iré subiendo más y más films protagonizados por ella aquí en Crematorio. En su memoria.

Retomando un poco el tema, el film trata sobre cuatro chicas que se van de vacaciones a una zona del sur con playas y reservan en una zona hotelera, la cual piensan que estará abarrotada. Nada más lejos de la realidad cuando llegan allí y se encuentran un hotel siniestro y desierto. Capitaneado por Carlo (Antonio Mayans), el encargado, una persona fría y extraña. Todo se vuelve más raro aún cuando dando un paseo por la zona encuentran las ruinas de un monasterio, algo que ellas no dan importancia. Una de las chicas desaparece, y en vez de preocuparse por su estado, deciden ir a la playa y posteriormente a la habitación del hotel a jugar a juegos lésbicos, algo totalmente racional, ¿o no?. 

En la noche descubren que un séquito de encapuchados se dirigen a hacer rituales y cánticos a las ruinas pero tampoco es algo que les asuste mucho y dan por sentado que serán los lugareños (que no se les ve en toda la película). Poco a poco Carlo va intimando con una de las chicas, Candy (Lina Romay) y el juego comienza a desplegarse.

Rodada en las canarias en un complejo hotelero vació, la película no deja de andar entre la cutrez y la serie B en cuanto a decorados y maquillajes (los templarios son para mear y no echar gota). Pero la verdad, en mi humilde opinión, es uno de los mejores films del bueno de Jess.

Dejando atrás mucha psicodelia y efectos raros que metía en sus proyectos de los 70s y centrandose en hacer un film de terror de bajo presupuesto pero resulton, El guion es flojito, peca muchas veces de incoherencias y fallos. Parece que esta hecho a trompicones, pero tiene algunos diálogos que son la caña. La despedida de Carlos con su esclava sexual al final del film es la ostia: gracioso, irreverente y sádico. Como un guiño a toda la filmografía del madrileño.


Las actuaciones no van muy halla podemos decir que tanto Antonio Mayans como Lina Romay están aceptables pero exagerados, el resto son totalmente olvidables.

Un film que por lo que he podido ver la gente da poca nota pero que recomiendo a todo aquel que disfrute de la figura de este gran genio y figura llamado Jesús Franco.  

video



No hay comentarios:

Publicar un comentario